Frecuentemente, cuando conocemos a alguien, y entablamos una relación, del tipo que sea, con esa persona, aspiramos a que ella nos conozca, y que nos acepte tal cual somos..Al igual que nosotra/os, estamos dispuesta/os, a hacerlo, con ella.. Lógica aspiración, sin duda!

Pero…estamos dispuestos, del mismo modo, a que esa persona, nos someta a distintas clases de “pruebas”, sólo para “conocernos más y mejor”, pese a que nosotra/os, ya le hemos abierto nuestro corazón?

Difícil disyuntiva, a mi entender… A nadie le gustaría, en mi humilde opinión, ser sometido  a “pruebas”, que pretenden JUZGAR su propia valía como persona; su credibilidad, confiabilidad; y, simultáneamente,  aspirar a conocerle VERDADERAMENTE, EN SU PROPIA ESENCIA…

Distinto sería, ser probada/os, en el desenvolvimiento de un empleo, o actividad ante la cual, DEBAMOS RESPONDER..Pero ser probada/os, en el sagrado recinto de nuestra propia interioridad, es algo  a lo que NADIE TIENE DERECHO, sencillamente, porque a ese “lugar”, sólo tienen acceso, las personas que nosotra/os misma/os, hemos elegido…Nuestros seres queridos!!!… En algunos, escasísimos casos, personas que si bien, acabamos de conocer, intuimos que serán importantes en nuestras vidas..Pero, en cualquier caso…Son personas DE NUESTRA PROPIA ELECCIÓN, tal cual hemos expresado anteriormente;  a quienes hemos elegido, porque CONFIAMOS en ellas…

Por lo tanto.es lícito que nos prueben? Que PRETENDAN PROBAR nuestra valía como seres humanos?….No debería bastarles, con CREER EN NOSOTRA/OS, cuando hemos tenido el suficiente AMOR Y CONFIANZA, para abrirles nuestro corazón?

La pregunta, se responde a sí misma…Y es justamente, esa misma respuesta, la fuente de mi bienestar interior.

MARÍA NELLY SALINA

FEBRERO 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *