..SOBRE  LA IMPORTANCIA  DE  EXPRESAR  BUENOS  DESEOS 

El conocido actor americano, Richard Gere, recientemente ha  declarado que realiza  una  sencilla práctica, en su relacionamiento  con  otras personas, y con cuanto ser viviente le rodea: cuando se encuentra con cualquiera  de  ellas; en cualquier circunstancia, al verlas, ´piensa en esta frase: “TE DESEO FELICIDAD”.

Entonces, la fuerza   de ese pensamiento, libera  una  energía, evidentemente positiva, que se trasmite a la persona en cuestión,  no sólo predisponiéndola  a sentirse feliz,  sino también, PREDISPONIÉNDOLA  A  SER AMIGABLE , Y ESTAR EN ARMONÍA, con la persona que le envió ese pensamiento …

Ahora;  seguramente, habremos de preguntarnos, QUÉ ES LO MÁS IMPORTANTE, AQUÍ;  la  idea de desear felicidad a otra/os, o LA FORMA EN QUE ME SIENTO, al hacerlo? Sin duda alguna, esto último, marca la diferencia,  ya que , al estar deseando algo bueno para alguien, el sentimiento de bondad, me embargará naturalmente..

Sin embargo, es necesario reconocer, que  no siempre resulta fácil, tener pensamientos de bondad, para con todo el mundo, ni  con todas las cosas, o situaciones que nos rodean, a diario..

Sin duda alguna, nos encontraremos también, con personas que nos desagraden;  o con situaciones de difícil resolución, con las cuales, no será  nada  fácil,  ni experimentar en nosotra/os, ni  expresar deseos de felicidad, hacia ellas, y respecto a ellas…Es aquí entonces,  cuando deberíamos  intentar TRASCENDER ese instante de profunda insatisfacción, y crear un “entorno propicio”, en nuestro interior,  para dar cabida a la expresión “dar lo mejor de nosotra/os misma/os”; TRANSMUTAR, ese sentimiento de indignación; de ira; de rechazo, que nos asalta al experimentar emociones negativas, e iniciar el retorno, A NUESTRA VERDADERA ESENCIA, que es PURO AMOR, como la de nuestro Creador.

Recordemos, que SÓLO DANDO, recibiremos..Si nos predisponemos interiormente, para dar amor, pronto sentiremos que ese sentimiento, nos embarga, y fácil será entonces, entregarlo a quienes nos rodean…

 

Y ese mismo Amor que supimos brindar, será entonces,  el que la misma VIDA, nos devolverá luego,  multiplicado..Éste es el precepto, de una Ley Universal, la Ley de Causa y Efecto, que se cumple siempre, sepamos sobre ella, o no; y sale siempre en nuestro auxilio,  a la hora de recordarnos QUIÉNES SOMOS REALMENTE, y PARA QUÉ, estamos AQUÍ, Y AHORA.

 

MARÍA NELLY SALINA

FEBRERO 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *