..Sabido es,  que el saludable crecimiento y desarrollo de las personas, necesita  del  amor; del incondicional afecto brindado, en primera instancia, por nuestros progenitores, y conjuntamente,  del afecto ofrecido, y proporcionado,  por nuestra familia cercana, y personas allegadas a ella.

Sólo así; creciendo en un ambiente de auténtico afecto, podremos luego, durante toda nuestra vida, ser capaces de BRINDAR A OTRA/OS, así; de corazón; sin esperar nada a cambio, ese amor que un día, nuestros seres queridos, nos supieron dar, y mantener vivo, y vigente, en nuestras vidas, de manera tal, que el brindar amor a otras personas, no nos resultara jamás, un acto compulsivo, sino todo lo contrario: un acto que nace del corazón; que puede brindarse, SÓLO SINTIÉNDOLO; experimentándolo muy dentro nuestro, y sin realizar para ello, el más ligero esfuerzo…

Para  corroborar esto, sólo basta observar con  “los ojos del corazón”,  los efectos que la falta de amor, produce en las personas;  crecen generaciones sin suficiente nivel de autoestima;  volcadas, y obligadas desde pequeñas, y me atrevería a decir que ya, desde antes de nacer, a SER INDIFERENTES a cualquier sentimiento de bondad; compasión; altruismo, que otras personas pretenden brindarles, generaciones absolutamente descreídas de la BONDAD INTRÍNSECA del género humano;  insensibles a cualquier situación de necesidad, de cualquier índole, que otro ser humano, DIFERENTE A ELLOS, pueda estar experimentando…

Sí; mis querida/os amiga/os….No puedo menos que destacar estas situaciones, que he aprendido a observar, porque ellas, me recuerdan, a cada paso, que NADIE PUEDE BRINDAR, LO QUE JAMÁS HA RECIBIDO…

Si bien es cierto, que, PARA RECIBIR, primero HAY QUE DAR, tampoco podemos “volver la vista”,  a una contundente realidad: si a una persona, NO SE LE BRINDA algo,  desde que nace, DIFÍCIL SERÁ que más adelante,  al crecer, y desarrollarse como adulta,  esa misma persona, SEA CAPAZ DE DAR,  lo que JAMÁS HA TENIDO, y por ende, CONOCIDO.

Como  es popularmente sabido, ÉSTA, ES UNA LEY DE VIDA;  y, desde que estamos en conocimiento de que “COMO ES ADENTRO, ES AFUERA”, toda/os, deberíamos tomar real CONCIENCIA de que, si nos proponemos contribuir a la creación de “un mundo mejor”; de gente realmente feliz (lo cual NO es una utopía); que se atreva a SOÑAR,  y a luchar por obtener sus sueños; que NO ENCUENTRE DIFICULTAD en SER ELLA/OS MISMA/OS, siempre, en cualquier circunstancia;  personas, en suma, que sean capaces, y se atrevan, A BRILLAR CON LUZ PROPIA…Sólo tenemos un camino: EDUCAR a las nuevas generaciones, EN EL CAMINO DEL AMOR INCONDICIONAL; que sepan QUE HAN NACIDO POR AMOR, Y BRINDARLES AMOR; VERDADERO AFECTO, DESDE EL MISMO MOMENTO EN QUE SABEMOS, QUE LLEGARÁN A FORMAR PARTE DE NUESTRAS VIDAS, para que ella/os conozcan EL VALOR DEL VERDADERO AMOR, y no constituya para ella/os, NINGÚN ESFUERZO, brindarlo a los demás, como anteriormente hemos expresado…

De esta forma; y SÓLO ASÍ,  podremos sentirnos orgullosa/os,  DE NOSOTRA/OS MISMA/OS; dando prevalencia A LO QUE NOS HACE VERDADERAMENTE HUMANOS, y nos acerca, hasta unirnos indisolublemente un día, a nuestra  FUENTE CREADORA  ( Supremo Creador; Vida; Universo; como prefiramos llamarle)…

Para mí… DIOS.

 

MARÍA NELLY SALINA

Febrero 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *