Qué hermoso es, poder apreciar el reconocimiento de las personas queridas, sin haberlo buscado, y ni aun, pretendido! 

Cuando hacemos el bien, sin mirar a quién, como indica un conocido refrán, y tratamos a todas las personas como iguales, sin realizar discriminación alguna; cuando tenemos siempre, independientemente de nuestro momentáneo estado de ánimo, una sonrisa afable, acogedora; un gesto de empatía; una palabra de apoyo…Una acogida silenciosa, pero elocuente…Es precisamente, desde ese instante, que nos granjeamos el afecto de las personas que se han beneficiado de ese gesto sincero de nuestra parte; personas que nos apreciarán espontánea y sinceramente, aceptándonos y valorándonos, por lo que REALMENTE SOMOS…Porque lo que realmente somos, ES LO QUE LES ESTAMOS BRINDANDO..

Son esas mismas personas, quienes nos brindarán su RECONOCIMIENTO, a la menor oportunidad…Y qué hermoso es, aun sin haberlo deseado, ni pretendido, el recibir un sano y noble reconocimiento, por haber brindado lo mejor de nosotros mismos!!

Sin lugar a dudas la humildad y nobleza de espíritu, de quien ofrenda lo mejor de sí, de corazón, sin esperar recompensa alguna, merece el lógico RECONOCIMIENTO de quienes se ven beneficiados de tal gesto. Y cuán reconfortante es, recibirlo, aun sin pretenderlo!!  

Por eso, seamos agradecidos con quienes tengan este gesto hacia nosotros, y seamos tb agradecidos, a la vida, que nos da la oportunidad de aprender así, el valor del RECONOCIMIENTO.    

 

MARÍA NELLY SALINA

FEBRERO 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *