..SOBRE EL VALOR DEL SABER SER AGRADECIDA/OS.

 

Con los recientes insucesos provocados por la furia de la naturaleza, en territorio chileno, no puedo menos que detenerme a pensar, en el valor que damos, en general, a nuestra vida humana…

 

Siempre hemos oído decir, que las personas, valoramos las cosas…sólo cuando las hemos perdido para siempre…A lo cual, le asiste mucho, de verdad.

 

Frecuentemente, tendemos a pensar, que “las cosas malas”, o “desagradables”, les ocurren sólo a los demás; que no “nos tocan”, a nosotra/os..Como si nosotra/os, fuéramos parte de una estirpe distinta; intocable, por demás privilegiada, a la cual, nada podría “mancharla”; y mucho menos, hundirla…

 

Sin embargo, estamos conscientes, en gran medida, de que, en realidad, formamos parte de la especie humana..Ésa, que necesita guía; protección, para desenvolverse en un mundo en el cual, ella misma, ha creado  reglas, que luego, nuevamente ella misma socava, sin piedad…Pretendiendo que todas sus decisiones, y acciones, sean LEY  SUPREMA, en todo el Universo….

 

..Alguna vez, nos hemos puesto a pensar, qué valor le damos, al simple hecho, de estar viva/os; de amanecer cada día, a un nuevo y maravilloso día?…

 

Alguna vez, nos hemos detenido a reflexionar, que el solo hecho de estar viva/os, ya constituye un GRAN MILAGRO? y NOS ACORDAMOS DE AGRADECER a Dios; el Universo; la vida, o a quien consideremos oportuno, por ser testigos de ese milagro?…Valoramos, el hecho de saber agradecer todas las bondades que la vida nos ofrece, a diario?…

 

Cuando el terremoto ocurrido en Chile el pasado 16 de Setiembre de, sacudió la vida de toda/os. yo me encontraba en una plaza, y por primera vez en mi vida,, con mis pies, en directo contacto con la tierra, en el mismo instante en que el temblor , la sacudía…Entonces comprendí, que grande, es el ser humano que conoce el valor de la humildad, para, desde esa perspectiva, dirigirse a un Poder Superior, humildad que le permite no avergonzarse de elevar sus ojos al Cielo, y clamar por la ayuda que necesita..Sin dudarlo, así lo hice, y aquí estamos, sintiendo que hemos renacido…Una nueva chance nos ha sido dada, de aprender el valor de la FE, y el  AGRADECIMIENTO, y hemos entonces, renacido a una nueva vida, sintiéndonos con renovadas fuerzas, para enfrentar los vaivenes de esa misma  vida..Con creciente fe, y orgullo de nosotras mismas!!

 

 

MARÍA NELLY SALINA

AGOSTO 2019

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *