…A estas alturas, ya para nadie es desconocido que una enfermedad que ha adquirido características de pandemia, mantiene “en jaque” al mundo entero, y, aunque una historia como ésta, no es la primera vez que acontece en nuestro planeta, porque también es sabido, que la Humanidad ha sufrido pandemias en anteriores ocasiones, fácil es reconocer, que detrás de ésta, se ha tejido una aureola de “oscuridad”, en cuanto a los orígenes de la enfermedad, que dificulta enormemente, su pronta erradicación…

Son cada vez más, los estudios e investigaciones, que a su alrededor se han realizado, y continúan realizándose, que nos confirman la ola de complot, que se ha tejido en torno al coronavirus..Causante de una enfermedad que en un principio, aparecía como “de surgimiento natural”.
Y para que puedan informarse más y mejor al respecto, les dejaré un artículo ilustrativo al respecto, en otra publicación que haré a continuación de la presente…

En estos momentos, quiero referirme; o mejor dicho, detenerme, en las repercusiones que esta enfermedad tiene, para la Humanidad toda, y muy especialmente, para las personas que están sucumbiendo frente al pánico creado en torno a este virus…
Como muchos de ustedes saben, el pánico, jamás será “buen consejero”, a la hora de estar en control de una situación que tememos, por obvias razones: el pánico, sólo paraliza, impidiendo cualquier toma de decisión, respecto a una situación que requiere urgente solución; el pánico paraliza mentes; emociones, y sentimientos, convirtiendo a la persona, en un “ente” perfectamente manejable, hecho que ha permitido a personas manipuladoras, tomar el control de sus voluntades, para dirigirlas a sus bajos propósitos…

Y es en este marco situacional, es que yo observo cómo la paranoia colectiva, hace a la gente, cada vez menos “humana”, desde el momento en que las personas se están volviendo cada vez más egoístas; despersonalizadas, y nada solidarias, centrándose tan sólo, en protegerse a sí mismas, y sus afectos más cercanos..No están en condiciones emocionales, de detenerse a pensar que la división entre las personas, es justamente, lo que nos mantiene a todos, más alejados de hallar una solución viable y saludable, para enfrentar con éxito, la completa erradicación del virus..

Despierten, seres humanos!! Son libres de creer, o tomar como auténticas, o no, las teorías del complot en torno a la creación de este virus….

Pero lo que no podemos ignorar, como colectivo humano, es que tenemos el deber, como seres humanos conscientes, de permanecer unidos, para enfrentar esta situación que nos ha tocado vivir; luchar juntos, para la total y pronta erradicación del virus, que sí es posible, si aunamos nuestros esfuerzos; si nos llenamos de positividad, y alcanzamos a comprender que esta situación, ha surgido en el mundo, para “obligarnos” a percatarnos de que a la Humanidad le hace falta el retorno al Amor; al amor por todo ser vivo, y por todo ser humano; que esta separatividad dual en que vivimos inmersos, nos aparta de nuestra verdadera Esencia , que es justamente Amor; el mismo Amor por el que hemos sido creados…Y por ende, nuestro retorno a ese vivificante Amor…Es impostergable!!

 MARÍA NELLY SALINA 

MAYO 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *