..Se dice que, si lo que vas a decir, no es más reconfortante que el silencio..Entonces, es mejor que calles…

Muchas veces, nos encontramos frente a la encrucijada de si debemos expresar o no, lo que realmente pensamos y sentimos, frente a una determinada situación..

Pues bien; sabemos que no siempre podemos hacer esto; actuar con genuina franqueza, y expresar nuestro verdadero pensar, y sentir, por obvias razones, que no detallaré aquí…Sabemos, por tanto, que deberíamos poseer el suficiente tino, y sabiduría, diría yo, para realmente SABER cuándo hablar, y cuándo, callar.

Sin embargo, esto, en ocasiones, no resulta tan fácil de llevar a la práctica; hay momentos, en que nos sentimos impelidos a expresar nuestra opinión; otras veces, nos inclinamos por el silencio…

En definitiva; qué es lo que nos MUEVE  a actuar, en uno u otro sentido? O, en qué deberíamos basarnos, para  hacerlo?

Si nos decidimos por hablar, deberíamos tener en cuenta, si lo que vamos  a decir, es más reconfortante que el silencio…Si lo que diremos, son reconfortantes palabras; palabras de apoyo, basadas en el cariño, y respeto por nuestros interlocutores, más allá de que estemos o no, de acuerdo con ellos; palabras que dignifiquen a quienes las reciben…Si es así,  entonces procedamos a dar curso a nuestras palabras; pero si, por el contrario, hemos de expresarlas, sólo para manifestar rencor; expresiones de ira; deseos de venganza, descontento; injustificadas quejas, o calumnias….De más está decir, que es preferible callar.

..Incluso, hay momentos en que hablar, es incluso innecesario…El ser humano, TAMBIÉN SE EXPRESA  MARAVILLOSAMENTE, EN EL SILENCIO, ..Hay tantas formas de expresar estímulo; apoyo; concupiscencia; admiración..En ocasiones una sonrisa sincera y abierta, basta; otras veces, un decidido apretón de manos; una palmada en el hombro; un hablar a través de la mirada, lo dicen todo..

El silencio, bien empleado, HABLA por sí solo; y de nosotra/os depende, que su  expresión, sea constructiva, o, por el contrario, nada ofrezca en favor  de nuestra DIGNIDAD HUMANA.

MARÍA NELLY SALINA

ENERO 2020

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *