Con frecuencia, nos preocupamos en exceso por nuestros problemas; dificultades; tropiezos cotidianos, sin percatarnos de que el “PREOCUPARNOS”, presupone OCUPARNOS DE LAS COSAS, AUN ANTES DE QUE OCURRAN….Y aun, sin siquiera saber si ocurrirán del modo que imaginamos..

Interesante reflexión, verdad?

No es desconocido para nadie, que todo ocurre, de la forma que debe ocurrir, y en el momento propicio para ello…De qué sirve entonces, angustiarse por los resultados de una situación que ESPERAMOS OCURRA DE OTRA FORMA?

Estas disquisiciones mentales, me conducen a reflexionar acerca de la importancia de saber distinguir  la diferencia entre “ocuparse”, de algo, y “preocuparse”, por lo mismo…

Como hemos expresado anteriormente, el “preocuparse”, implica centrar el pensamiento; incluso obsesionarse, por algo que AUN NO HA OCURRIDO; mientras que, el “ocuparse” de algo, significa prestar atención a un hecho que ESTÁ OCURRIENDO AQUÍ Y AHORA.

De esto, se desprende que de nada sirve el preocuparse por un tema, o asunto.. Más bien, haríamos mejor, en OCUPARNOS de todo aquello que está ocurriendo ahora, y amerita solución…Todo lo demás, será VANA PREOCUPACIÓN.

 

Por lo tanto, en nosotra/os está, el decidir, si queremos PREOCUPARNOS…o más bien..OCUPARNOS  de las cosas.

 

MARÍA NELLY  SALINA

SETIEMBRE 2020

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *