Hay  momentos, en que toda/os quisiéramos hacer realidad, la legendaria, y sabia frase de Mafalda: “ Paren el mundo, que me quiero bajar! “

Se trata de esos  momentos, donde nos parece que todo está “patas para arriba”; cuando no encontramos apoyo, para una buena iniciativa, tanto en el terreno laboral, como personal, por citar un ejemplo;  cuando  las malas acciones de alguna/os, nos conducen a pensar,  que “Ya no se puede confiar en nadie”;  o que TODO EL MUNDO  es corrupto …Y así, podríamos continuar, enumerando elementos; situaciones, circunstancias; acciones, u omisiones humanas, que nos provocan un descreimiento  en TODO   el género humano .

Y aquí, es justamente , donde deberíamos hacer un alto en nuestro análisis …

Porque sabido es,  que no podemos “medir a todos, con la misma vara”, ni condenar a la mayoría,  por la mala voluntad de algunos…

Es  por todos sabido,  que el ser humano,  es capaz, no sólo de cometer acciones  ciertamente “censurables” sino que también es capaz de realizar otras, que lo elevan a la categoría de PERSONA HUMANA, con todo lo que ello implica.

Por eso, procuremos ver a estos últimos,  Y SÓLO A ELLOS, en todo aquello que nos rodea..En la sonrisa de un niño; en un sincero y cálido apretón de manos; en una palabra pronunciada a tiempo…En el gesto abierto y franco, de quien tiende su mano, para ayudar al otro, o simplemente, mostrarle que no está solo…En una sonrisa que brota del corazón; en una suave palmada en la espalda…

Nutrámonos de la CALIDEZ, AUTENTICIDAD, E INCONDICIONAL  OFRENDA, de quien lo da todo, sin esperar nada a cambio..Y olvidemos todo aquello, que sintamos nos dificulta la vida, recordando así,  que, cuanto más contemos  nuestras “maravillas”…Más maravillas, recibiremos!! 

MARÍA NELLY SALINA

FEBRERO 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *