Desde que el ser humano surgió sobre la faz de la tierra, ha soñado; buscado y perseguido, la tan mentada felicidad…

Lógico; merecido anhelo…

Pero…solemos saber DÓNDE buscarla, desde el momento en que, con tanto ahínco, nos afanamos en esa búsqueda?

En mi muy personal opinión, la mayoría de nosotra/os, NO LO SABEMOS…Con demasiada frecuencia, en verdad.

La mayoría, busca la felicidad, en el logro de cosas materiales, siendo fieles al popular precepto:” Tanto tienes, tanto vales.”; otra/os, prosiguen esa búsqueda, en el logro de la popularidad; en el éxito inmediato; en hacerse de una posición social relevante, o en la obtención de poder político; económico, o religioso…En una relación de pareja, lo cual implica BASAR NUESTRA FELICIDAD, EN OTRA PERSONA…Y así, podríamos continuar enumerando elementos de una innumerable lista…En todos estos casos, encontramos que las personas, utilizan su tiempo; fuerza, y energías, en BUSCAR LA FELICIDAD, FUERA DE SÍ MISMAS…..

Craso error, según lo que mi propia experiencia personal, me indica…

Sólo pensemos: Puede, algo que se encuentra FUERA DE NOSOTRA/OS MISMA/OS, conducirnos hacia NUESTRA propia FELICIDAD?

Si TODO CUANTO SOMOS, se encuentra en nuestro interior, fácil es pensar que la anterior pregunta, se responde a sí misma…

Por lo tanto, tampoco carece de lógica, el pensar que LO ÚNICO que puede conducirnos hacia nuestra auténtica felicidad, o, dicho de otra manera, el único LUGAR, donde podemos hallar la felicidad, es DENTRO DE NOSOTRA/OS MISMA/OS; porque somos ÚNICAMENTE NOSOTRA/OS, LA FUENTE DE NUESTRA PROPIA FELICIDAD….

Cuando nos enamoramos, por ejemplo, creemos sentir, que sin la persona amada a nuestro lado, NI SIQUIERA PODRÍAMOS VIVIR; QUE SÓLO ESA PERSONA, NOS HACE FELICES….Y sin embargo, a medida que el tiempo transcurre en nuestras vidas, aprendemos que ESTO NO ES ASÍ… Descubrimos que, si esa otra persona se aleja de nuestras vidas, no sólo podemos continuar viviendo, superando la pérdida (del tipo que sea), con el tiempo, sino que, también podemos volver a ser felices, INDEPENDIENTEMENTE, DE QUIÉN ESTÁ, O NO, A NUESTRO LADO…

La vida me ha enseñado, que la auténtica felicidad, es la que brota del corazón, de la mano del amor; la ternura, y la comprensión; que son instantes, y momentos, de plenitud y bienestar; que siempre está  “de salida”, y que para tenerla, hay que gozar de paz interior…

SER FELIZ, entonces, ES UNA ACTITUD, producto de una PERSONAL DECISIÓN…

 

 

 

 

 

MARÍA NELLY  SALINA

JUNIO 2020

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *