Con frecuencia,  preferimos evadir este cuestionamiento; nos resulta más sencillo centrar nuestro pensamiento en “EL DEBER HACER”,  que en “EL  QUERER HACER”…

Interesante disyuntiva…A la que pocas veces, encontramos solución; sencillamente, porque tememos “darnos el lujo” de echar a volar nuestra imaginación,  y “distraernos” demasiado en la evocación  y persecución,  de todo aquello que nos dicta nuestro corazón..

Y esto, por qué? Sencillamente,  porque nos apegamos estrictamente,  al prejuicio social que nos han inculcado desde pequeños,  que indica que debemos privilegiar siempre, toda actividad que nos permita nuestra diaria manutención-nuestro trabajo-, frente a lo que nos gusta hacer; que deberíamos mantenernos en un trabajo que no nos agrada, y que incluso, nos hace sentir mal, con tal de “tener un trabajo”! Es tanto el temor que se siente, frente al hecho de “perder un trabajo”, frente a un mercado laboral tan competitivo como el actual, y la propia escasez de empleo, que CUALQUIER PRIVACIÓN que debamos soportar, en aras de conservar nuestro empleo, nos parece “lógica y razonable”…

..Llegados a este punto de nuestra disquisición mental, nos encontramos ante la inevitable pregunta: “Podemos AUTOSACRIFICARNOS; SACRIFICAR NUESTRO SER, sin consecuencias? Da lo mismo, que procedamos de una u otra forma?

Aquí, una vez más, la pregunta se responde a sí misma…

Les invito a que razonemos juntos: Si privilegiamos el mantener nuestro trabajo, aun a costa de sacrificar nuestros sueños; es decir; aun A COSTA DE NOSOTRA/OS MISMA/OS…Qué creen uds, que obtendremos?

A mi entender, sólo podemos obtener, un enorme y temible “monstruo”, llamado FRUSTRACIÓN, que nos “ENGULLIRÁ”, de un solo bocado, al menor “descuido”; porque nadie puede ASFIXIAR SU SER ENTERO, y “no morir en el intento”…Precisamente; ese sentimiento de frustración, nos perseguirá toda la vida; y si a esto, le sumamos frustraciones de otra índole, que podemos ir experimentando, a lo largo de nuestra vida..Tendríamos un cúmulo  de frustraciones, al cabo de ésta; y en el camino, UNA PERMANENTE INSATISFACCIÓN  PERSONAL, que inmediatamente se traducirá en todo tipo de dolencias: desgano hacia la vida, en general; depresión; diversas clases de malestares físicos, y un largo etcétera…

..Qué hacer entonces, para evitar experimentar frustración a tan alto nivel, ante el planteo de esta DISYUNTIVA  VITAL?

En mi opinión, lo mejor sería CONFIAR EN NUESTRA INTUICIÓN, dejándonos guiar por lo que nuestro corazón nos indique; si, por ejemplo, notamos que REALMENTE SENTIMOS que QUEREMOS estar EN UN LUGAR DIFERENTE al que nuestro puesto de trabajo nos sitúa, no caben dudas, de que deberíamos escuchar a nuestra intuición, y sin dudarlo, ACTUAR EN CONSECUENCIA.

..No olvidemos que nuestro objetivo primordial en la vida, debería ser ALCANZAR NUESTRA PROPIA FELICIDAD; y evidentemente, no lo lograremos, si optamos por SACRIFICAR nuestros mayores anhelos; nadie podría ser feliz, ASFIXIANDO A SU PROPIO SER INTERIOR..

No olvidemos, entonces, esta vital premisa: LA FELICIDAD ESTÁ DENTRO TUYO…O  NO LO ESTÁ  EN ABSOLUTO!!

 

MARÍA NELLY SALINA

MARZO 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *